¿Te estará matando comer carne? Esto es exactamente lo que te cuestionarás después de ver What the Health, un documental de Netflix (2017) dirigido por Kip Andersen y producido por Joaquin Phoenix.

What the Health

Primero que nada, debo aclarar que no soy experto en cine, pero esta película parece más una de terror que un documental, con escenas de Anderson (el director) googleando misterios en su computadora, manejando inquieto por callejuelas y túneles oscuros o simplemente estando encerrado en un cuarto con iluminación tenue. Las entrevistas parecen además el interrogatorio de un informante de la mafia, a quien solo le vemos el rostro gracias a una lamparita. Esto genera un ambiente constante de misterio y de miedo. ¿Y está mal esto? No, pero hay que tenerlo en cuenta.

Ahora, antes de resumir lo que dicen los expertos, les voy a decir lo que yo entendí del documental (que concuerda con lo que entendieron muchos de los que conozco).

El documental te incita a pensar que la carne o las proteínas en general son el peor alimento del mundo y que es el primer causante de cáncer. Todo lo que muestran es bastante alarmante y pareciera que si comés carne, estás inevitablemente sentenciado a enfermarte.

En esta producción polémica, aparecen varios doctores y autoridades de la ciencia, quienes afirman que, en realidad, no son los carbohidratos, ni las grasas los que te hacen engordar y estar expuesto a potenciales enfermedades. Las proteínas de origen animal son el verdadero enemigo.

Ahora bien, personalmente, quise ver el documental para escuchar qué tenían para decirme. Sin embargo, no me quedé solo con lo que me decía esta película. Y decidí investigar un poco qué piensan los expertos. Cuando algo es tan “alarmante”, suena poco convincente, y si es algo tan categórico, lo menos que podemos hacer es investigar la mayor cantidad posible de perspectivas.

Qué dicen los expertos

Quise saber la opinión de mi nutricionista, experta en alimentación y medicina alternativa, a quien sigo hace muchos años y quien me incitó a ver el documental. Ella dijo que el documental no trata de estigmatizar las proteínas, sino que trata de hacernos conscientes de la calidad de los alimentos que estamos comiendo. Discutí el tema con varios nutricionistas y expertos del fitness y, perdoname, Mariana, pero todos coincidimos en que el objetivo principal del documental es hacernos dejar la carne.

Luego revisé el análisis de Robb Wolf, un gurú de la alimentación, reconocido por seguir la dieta paleo. Y lo que dice es importante porque nos hace saber que esta producción fue hecha por una productora audiovisual activista, que casi todo lo que ha hecho durante su existencia es material audiovisual que proclama el valor de la postura del veganismo y de la defensa de los animales.

No obstante, el documental no nos oculta que que casi todos los entrevistados son veganos. De hecho, durante los primeros segundos, aparece como productor Joaquin Phoenix, que es un vegano activista.

En general, Robb Wolf cuestiona el documental, no porque él sea procarne, sino por la forma en que presentan la información. En las primeras escenas, por ejemplo, dicen que “(e)l consumo de carne está claramente relacionado con un aumento del cáncer”. ¿Pero cuál es la proporción? ¿Puede ser que fumar sea tan riesgoso como comer proteínas, por ejemplo?

Asimismo, no me parece justo comparar carnes procesadas con otros tipo de cancerígenos, sin aclarar que hay distintos grados de correlación. El plutonio y los cigarros tienen una correlación estadística con el cáncer que es mucho mayor que el caso de las carnes procesadas, según entiendo. Y esto no lo dice el documental. Se quedan solo con la parte polémica.

También quisiera rescatar la idea general de que un mismo zapato no le entra a todos. Y cuando se trata de nutrición es así. Hay gente que reacciona muy bien al consumo de carbohidratos, sin que se eleven tanto sus niveles de insulina, y hay gente que apenas toca una papa, su insulina se eleva por las nubes. Hay gente que necesita consumir altos niveles de proteína, ya sea por sus niveles de ejercicio o condiciones de salud, y así sucesivamente. Cada uno sabe lo que su cuerpo necesita.

Conclusión

Estoy totalmente de acuerdo con el documental en este punto: la comida que comemos no es de calidad. Efectivamente, la carne está llena de hormonas y otro tipo de químicos, así como también están llenas de pesticidas las frutas y las verduras que consumimos la mayoría. Quizás el principal problema sea cómo se produce la comida hoy en día. (Acá se me viene a la mente otro documental, Super size me).

En resumen, What the Health es un documental sensacionalista en el cual el protagonista muestra información científica que no tiene bases tan científicas (ni mucha profundidad) para reafirmar sus propias creencias y hacernos creer a todos que la suya es la verdad absoluta. Lo correcto hubiera sido mostrar gente con distintas posturas, para generar un debate y poder llevar a los espectadores a elaborar sus propias opiniones.

Sin embargo, ya en el 2015 la Organización Mundial de la Salud realizó un estudio donde demostró que hay una relación estrecha entre el consumo de carne roja y el cáncer. En dicho estudio, por ejemplo se especifica lo siguiente:

En el caso de la carne roja, la clasificación se basa en evidencia limitada procedente de estudios epidemiológicos que muestran una asociación positiva entre el consumo de carne roja y el desarrollo de cáncer colorrectal, así como una fuerte evidencia mecanicista.

La evidencia limitada significa que una asociación positiva se ha observado entre la exposición al agente y el cáncer, pero que no se pueden descartar otras explicaciones para las observaciones (denominado técnicamente sesgo o confusión). (Lo va a encontrar acá).

Sumado a lo anterior y aclarando que yo mismo soy vegetariano, hay otro aspecto importante de What the Health que he visto diluido entre las discusiones entre veganos y antiveganos. Me refiero al cachetazo de atención que representa la película en cuanto a la falta de escrúpulos de la humanidad, cuando organizaciones que creemos solidarias y valiosas no son instituciones desinteresadas y terminan haciendo negocios con la enfermedad de las personas. Y en este sentido, si no llamamos al menos la atención al respecto, terminamos siendo cómplices.

Por todo lo dicho, a mí me parece un documental, cuando menos, recomendable. Y sea como fuera, ya es valioso el hecho de despertar controversia sobre este tema. Veanlo… ¡y espero sus opiniones!